Verifican fase final de las obras de construcción de la Planta de Biodiésel 1 en Santa Cruz

UCOM MHE 08-01-2024.- El ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, junto a ejecutivos de YPFB, supervisaron la etapa conclusiva de la construcción de la Planta de Biodiésel 1. Este proyecto, que se ejecuta en la Refinería Guillermo Elder Bell, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, marca un hito significativo en el impulso de la industria energética del país.

“Tenemos un gran avance, buena parte las obras civiles están concluidas, el montaje mecánico y el sistema eléctrico están en desarrollo en las instalaciones de YPFB Refinación”, afirmó la autoridad tras una inspección in situ en las obras de la planta de Biodiésel 1, que ejecuta el Gobierno nacional en el marco de la política de industrialización y sustitución de importaciones.

Molina explicó que una vez que la Planta de Biodiésel 1 entre en operación, se garantiza una producción sostenida de biodiésel. Con una capacidad para generar 1,500 barriles de diésel al día, equivalente a más de 38,500 litros diarios, la planta se proyecta para producir mensualmente más de 7.2 millones de litros y anualmente superar los 86 millones de litros.

Estos números representan una significativa reducción en la dependencia de las importaciones extranjeras, consolidando un paso importante hacia la autosuficiencia y fortalecimiento la capacidad productiva, manifestó la autoridad, quien también destacó que la planta generará un producto amigable con el medio ambiente.

Indicó que el Gobierno ha dirigido su atención hacia un sector productivo, específicamente el agrícola, considerándolo estratégico para la sustitución de importaciones. Esta medida no solo busca fortalecer la autonomía económica, sino que también tiene el efecto positivo de generar empleo, impulsar la industria y añadir valor a productos sustentables y sostenibles. La concreción de estos proyectos se traducirá en una reducción significativa de las divisas extranjeras utilizadas en la adquisición de diésel.

Además, la autoridad hizo mención de la segunda planta, situada en Senkata, La Paz, cuyas obras se prevé culminarán a finales de 2024. Esta instalación aportará una cantidad sustancial adicional de biodiésel, consolidando así los esfuerzos del Gobierno en la expansión de la capacidad de producción en el sector de energías renovables. Molina también se refirió a la planta HVO, con una capacidad de producción de 9.000 barriles diarios.

La relevancia de estos proyectos radica en su conexión con diversos cultivos llevados como materia prima provenientes de aceites vegetales como macororó, palma y soya entre otros. El proyecto abarca, además, el reciclado del aceite de cocina.

Facebook
WhatsApp
Twitter
IMPRIMIR