El acceso a fuentes de financiamiento climático requiere proyectos técnicamente robustos y diseños que atraigan inversión

UCOM MHE 27-06-2024.- Existen numerosas opciones de financiamiento disponibles, pero es necesario contar con proyectos técnicamente robustos y financieramente bien diseñados que atraigan financiamiento. También es crucial tener un marco de política pública y legal que canalice recursos por parte del sector privado y público, fomentando así las inversiones en proyectos climáticos.

Esta conclusión se dio en el panel referido a Financiamiento Climático, dentro del Foro Transición Energética Bolivia 2050, que se realiza en Santa Cruz, con la participación de autoridades del Ministerio de Hidrocarburos y Energías, la cooperación internacional, empresarios, expertos nacionales y extranjeros, entre varios.

El Viceministerio de Planificación y Coordinación, dependiente del Ministerio de Planificación del Desarrollo, es la autoridad designada por el Gobierno nacional ante los fondos de financiamiento climático. En ese sentido, Gabriela Monje, delegada por esa repartición, informó que se desarrollaron diferentes estrategias para fortalecer este proceso de formulación de proyectos climáticos.

Explicó que entre esas estrategias se contemplan principalmente los procesos de capacitación que profundizan el conocimiento de los requisitos que se solicitan por parte, principalmente, del Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Verde para el Clima y el Fondo de Adaptación.

Monje dijo que los fondos son muy estrictos en la revisión de las propuestas y que las mismas tienen que contar con una calidad técnica de alto nivel. Por ello se busca generar estas capacidades, no únicamente en los servidores públicos sino en los profesionales a nivel nacional.

Julia Johannsen, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), explicó que el financiamiento climático se define por su destino y no por su fuente. A nivel internacional, la mayor parte de este financiamiento proviene de fondos nacionales, movilizados y canalizados a través de metodologías y clasificaciones claras que contribuyen a la mitigación o adaptación. En contraste, aclaró que las donaciones de fuentes externas representan un porcentaje muy pequeño.

Asimismo, mencionó aspectos referidos a definir claramente cómo el proyecto contribuye a la mitigación y adaptación. Es clave para determinar si el proyecto realmente es climático y, por lo tanto, elegible para recibir financiamiento climático.

Además, destacó que efectivamente existe un mercado, donde los multilaterales y los fondos pueden premiar por hacer bien las cosas, por tener proyectos robustos que expliquen bien la narrativa de cómo, con esos recursos, se reducirán emisiones o se incrementará la resiliencia. Los beneficios son múltiples porque el cambio climático es un factor importante en el proceso de desarrollo de los países.

Entretanto, Denis Funes, representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) expresó que el financiamiento climático permitió al PNUD colaborar con socios no tradicionales y utilizar una diversidad de fuentes, tanto privadas como públicas, internacionales y locales. Las finanzas públicas desempeñan un papel crucial en este proceso, destacando la importancia de una variedad de capitales en el financiamiento para el desarrollo, añadió.

En Bolivia, durante casi cinco años y en medio de la pandemia, se comenzó a hablar con Compacto Global sobre la necesidad de crear una mesa de finanzas sostenibles para discutir estos temas. Esto despertó el interés del sector financiero, incluyendo la banca privada, la banca de desarrollo nacional (BDP), la bolsa boliviana de valores, administradoras de fondos de inversión, compañías de seguros y bancos de desarrollo como el BID, el Banco Mundial y la CAF. Así, se generó un conjunto de actores del ecosistema de financiamiento climático para abordar estos elementos.

A su turno, Camille Nuamah, representante del Banco Mundial en Bolivia, destacó la importancia del Foro Transición Energética Bolivia 2050 porque reúne a diversos actores para discutir la transformación energética en Bolivia. Señaló que el organismo se enfoca en apoyar a los países para acceder a financiamiento climático.

Esto implica, según dijo, entender las diversas fuentes globales de financiamiento, que incluyen fondos públicos y multilaterales, así como fondos privados que buscan inversiones verdes y créditos de carbono. Estos fondos privados pueden ayudar a cumplir requisitos de emisiones y promover proyectos que reduzcan emisiones.

Además, señaló que los países que lograron una estrategia de financiamiento entendieron cómo apalancar recursos. No es muy simple, es complicado, pero el Grupo Banco Mundial, y también con los otros socios multilaterales, se está tratando de crear instrumentos que puedan apoyar a los países para acceder a ese tipo de fondos de manera más eficiente.